En caso de insomnio… Opta por lo natural!

El insomnio, como bien sabrás ya que seguro que más de una vez lo has sufrido, impide dormir las horas pertinentes para un correcto descanso, o bien puede pasar que duermas el tiempo necesario pero que el sueño no sea reparador. Con la edad también se incrementan las dificultades para alcanzar el sueño.

El insomnio afecta al rendimiento diario, conlleva déficits cognitivos, de memoria y problemas de ansiedad y depresión. La Sociedad Española de Neurología cifra en unos 4 millones de adultos (en el estado español y mayoritariamente mujeres) que padecen insomnio crónico, y va en aumento.

‘Drogas’ del sueño

La División de Farmacoepidemología y Farmacovigilancia, de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios alertó que en 10 años el uso de ansiolíticos e hipnóticos (los medicamentos para dormir que se venden con receta) se ha disparado un 45%, mucho más que la media europea. Los que más han aumentado: la familia de las benziodiacepinas. Hay motivos de sobra para alarmarse, ya que estos fármacos no van a la raíz del problema, sino que lo “enmascaran” y repercuten en medio/largo plazo en la salud, por la dependencia que generan y porque aumentan las posibilidades de padecer alzheimer y el consiguiente deterioro cognitivo y trastornos conductuales.

Opta por lo natural

Resaltar, pues, que hay un amplio abanico de soluciones más naturales para combatir la ansiedad y el sueño y que no generan dependencia. La naturaleza nos brinda una serie de plantas efectivas y capaces de tratar trastornos leves u ocasionales de insomnio. Plantas como la dormidera (cápsula madura y seca), valeriana (raíces), pasionaria (planta), espino albar (flores), lúpulo (conos florales), melisa (hojas), manzanilla (flores), amapola (pétalos), mejorana (planta) o tila (flores), entre otras, seguro que os son de gran utilidad. Relajan el organismo y hacen descender su grado de alerta para así propiciar un estadio adecuado para el sueño.

No obviar tampoco, si no están a tu alcance esta serie de plantas o bien te conlleva un problema poderlas secar bien y conservarlas, también puedes optar por los complementos alimenticios a base de éstas, como Morpheo de Saludbox. Y es que, frente a la alerta del uso y abuso de ansiolíticos “bajo receta”, muchos laboratorios farmacéuticos apuestan por fórmulas más naturales e inocuas.

Morpheo, por ejemplo, esta compuesto por: melatonina (contribuye a disminuir el tiempo necesario para conciliar el sueño), azafrán (efecto sedante), melisa (efecto tambien relajante), y su presentación en comprimidos masticables para tomarlo vía sublingual harán que surja efecto casi de inmediato, al no tener que pasar por el proceso digestivo, sino que la absorción se produce en los capilares de la cara inferior de la lengua. Así pues, pasa rápido a la sangre y se incorpora a la circulación sistémica.

Crea el escenario adecuado

La higiene vinculada al sueño es básica e importante para evitar episodios de insomnio y favorecer el descanso, así como la alimentación y tu rutina. Unas recomendaciones:

  • Cenar ligero y al menos dos horas antes de acostarse.

 

  • Dieta suficiente en vitamina D, vitamina B6, calcio y magnesio.

 

  • Fija tu ritmo y sigue una rutina antes de acostarse (baño, lectura,…). Intenta acostarte y levantarte siempre a la misma hora.

 

  • No utilizar el dormitorio para otra cosa que no sea dormir.

 

  • Si en 15 minutos no puedes dormir, sal de la habitación y lee o practica alguna actividad relajante y tranquila (leer, escuchar música, …) hasta notar el cansancio.