La nutricosmética

A lo largo de la historia, la cosmética ha acompañado al ser humano. La necesidad de verse atractivo es inherente a la persona. Pero también con el tiempo se han ido descubriendo sustancias que, además de embellecer, han resultado ser remedio para dolencias comunes y sencillas.

Se puede hacer un recorrido por diferentes épocas y lugares dispares y contemplar incorporaciones al mundo de la cosmética que han llegado hasta nuestros días. Todas las culturas han usado los recursos a su alcance y han hecho avances para usarlos con finalidades cosméticas y en algunos casos curativas.

En la actualidad se está trabajando en productos que causen un efecto visible en la piel, pero administrados por vía oral. Los resultados abren una puerta a la esperanza. Cada vez se trabaja con activos más selectivos y formas de administración más sofisticadas. La nutricosmética, de la mano de estilos de vida saludables y unos buenos hábitos higiénicos, favorece el buen estado de la piel, trabajando por ella desde el interior.

Los activos de los productos nutricosméticos principales suelen ser vitaminas A, D, E, K, minerales, ácidos grasos, antioxidantes, polifenoles y extractos de plantas. Es una realidad demostrada que ciertos componentes tienen mayor eficacia si se incorporan con la dieta que si se aplican de forma tópica. Componentes como el colágeno, el ácido hialurónico, tan necesarios para la piel, se asimilan excelentemente por vía oral.

Los ingredientes de este tipo de suplementos son asimilados sin problema por el organismo, sirviendo por ejemplo para complementar los nutrientes que no somos capaces de ingerir en una dieta normal. Eso sí, nunca utilizándose como substituto de una dieta variada y equilibrada.

Hay empresas o agrupaciones de ellas que apuestan fuerte por este modelo. Saludbox es una empresa joven que entiende que además de aportar componentes necesarios, con rigor científico y evidencias clínicas, se puede hacer de una forma agradable. En esta línea lanzó el producto Beauty, complemento alimenticio a base de colágeno, vitamina C y coenzima Q10 entre otros, que ayudan a tener una piel en constante recambio celular, sin déficits de nutrientes que denoten el paso del tiempo. Los resultados son evidentes y satisfactorios para todos los que lo prueban.