¿Cómo acabar con el estrés laboral?

La mayoría de los adultos sufren estrés laboral. El exceso de trabajo, la presión, la falta de tiempo, las responsabilidades, el jefe… son algunos de los factores que provocan estrés en el individuo.

¿Qué es el estrés?

 

El estrés es la respuesta del organismo a las amenazas o desafíos que surgen y alteran nuestra manera de pensar y/o actuar. En el pasado, el estrés era la herramienta que usaba el cuerpo humano para poder reaccionar ante situaciones complicadas y poder sobrevivir. Es por esta razón que el estrés puede ser positivo para nosotros.

Los niveles correctos de estrés provocan una activación extra en nuestro organismo que fomentan una mayor agilidad mental. El problema aparece cuando los niveles de estrés son excesivos, es decir, demasiados altos. Esto provoca bloqueos y que nos sintamos incapaces de hacer frente a aquello que tanto nos agobia. Esta situación se denomina distrés.

¿Qué es el estrés laboral?

En cuanto al estrés laboral, es aquel que viene provocado por situaciones que nacen en el ámbito de trabajo. Se debe a un exceso de trabajo, falta de tiempo, demasiadas responsabilidades, mala sintonía con el jefe, la presión social, el descontrol, la inestabilidad de horarios, etc.
El estrés laboral puede perjudicar el humor del individuo, provocar problemas de concentración, aislamiento social, hipertensión o incluso, llegar a desencadenar una depresión.

¿Cómo acabar con el estrés laboral?

 

1. Identificar qué provoca estrés

Una vez localizado el foco de nuestro estrés laboral debemos combatirlo. Existen diferentes estrategias; escribir en una agenda los pensamientos (tanto positivos como negativos) que han surgido a lo largo del día, organizarnos en una agenda las tareas por días y horas, encontrar momentos de descanso durante la jornada laboral…
Es importante saber qué nos estresa para poder superarlo y sentirnos tranquilos de nuevo.

2. Encuentra una actividad que te ayude a desahogarte y desconectar

Existen personas que recurren al alcohol y a la comida rápida como solución a su ansiedad laboral. Debemos luchar contra el estrés a través de la vida saludable. Existen muchas actividades físicas que son buenas para desahogarnos y expulsar todo el estrés de nuestro cuerpo. Algunos ejemplos son el yoga, el spinning, el running, el aeróbic, etc. También es importante encontrar actividades fuera del horario laboral que nos hagan desconectar como ver series, leer un libro, ir al teatro, salir con los amigos, etc.

3. Comunicación

Habla con tus compañeros y con tu jefe. Una buena comunicación es la base de una buena relación. Si no nos encontramos en un buen momento, podemos apoyarnos en nuestros compañeros y pedirles consejo/ayuda. Es importante crear un ambiente de trabajo que promueva el bienestar de todos.

4. Límites

Debemos marcar unos límites claros entre la vida personal y la vida laboral. Es necesario separar estos dos mundos y saber dejar el estrés o un mal día en la oficina. Para ello, no deberíamos responder correos de trabajo el fin de semana, deberíamos desconectar de los problemas de la oficina si nos vamos de vacaciones, entre otros.
Si no descansamos no seremos capaces de rendir al 100%. Según la Asociación Americana de Psicología, es recomendable tomarnos un tiempo para descansar y desconectar del trabajo, ya que si no lo hacemos, es posible que el estrés se convierta en crónico.

5. Delegar

Si el trabajo te desborda es hora de que empieces a delegar algunas de tus tareas. El mundo laboral se basa en el trabajo en equipo y delegar. Confiar en que alguno de tus compañeros sabrá hacer el trabajo bien es fundamental para no sufrir estrés laboral. No puedes pretender hacer todo el trabajo tú solo.

6. Combinar una alimentación saludable con complementos alimenticios

Existen diversos tipos de complementos alimenticios que ayudan a reducir los niveles de ansiedad para poder afrontar el día a día sin nervios. Es el caso de ByeStress de SaludBox. Unos chicles saludables, con sabor a hierbabuena, que mejoran tu nivel de estrés.
Sus propiedades son:

  • Triptófano: ayuda a recuperar la situación normal de bienestar, previa al estrés.
  • Scutellaria lateriflora: ha demostrado clínicamente, tener una capacidad ansiolítica.
  • Melissa Officinalis: es una planta de uso tradicional y con efecto relajante.

¡Es hora de relajarse!