No cabe duda de que las sardinas son el pescado del verano, pero ¿conoces todos los beneficios que puede proporcionarte? A continuación te revelamos cada uno de ellos.

Ventajas de tomar sardinas

Las sardinas son un tipo de pescado azul que suele consumirse en primavera y verano. Existen diversos métodos para cocinarlas: a la plancha, a la parrilla, empanadas, en escabeche, al horno… Obviamente, el método que seleccionemos influirá en sus beneficios para nuestro organismo.

Las ventajas de tomar este pescado son las siguientes:

  • Las sardinas son ricas en proteínas. Además, se trata de proteínas de alto valor biológico, por lo que se absorben en gran cantidad.
  • Se consideran una de las mejores fuentes de ácidos grasos poliinsaturados omega 3. Contribuyen a la disminución del colesterol.
  • Debido a que es un alimento rico en grasas saludables, es perfecto para la dieta de deportistas.
  • Tienen efecto saciante y te ayudará a no picar snacks poco saludables entre horas.
  • Es uno de los pescados más ricos en fósforo.
  • Se considera una fuente de vitamina D, A, B1, B2 y B6.
  • Favorece la absorción de calcio y su fijación en los huesos.
  • Desempeña una función relevante en el sistema inmunitario.

Qué cantidad se recomienda consumir

Como ocurre con cualquier alimento, para obtener todos sus beneficios debemos consumir una cantidad adecuada.

Los expertos de la nutrición recomiendan hasta tres raciones de pescado azul a la semana. Cada una de estas raciones contendrá de 125 a 150 gramos aproximadamente, dependiendo de cada persona.

Cuál es el mejor modo de consumir sardinas

Como hemos mencionado anteriormente, el método bajo el que cocinamos los alimentos influye en sus beneficios.

Lo ideal respecto a las sardinas es tomarlas a la brasa o a la plancha. Las versiones fritas o en latas son menos recomendables. En este último caso, fíjate que la lata contenga aceite de oliva virgen extra y evita aquellas versiones con tomate, escabeche o picante.