Propósito para este 2019: el amor

Ha terminado el año 2018… Es inevitable mirar atrás para ver cómo nos ha ido y hacer un balance de lo vivido: ¿Hemos tenido éxito? ¿Nos hemos enamorado? ¿Hemos aprovechado el tiempo? Demasiadas preguntas, quizás. También intentamos ver en qué momentos hemos fallado. Como por ejemplo, con nuestra pareja. ¿Por qué no salió bien nuestra historia?

La respuesta podría estar entre alguno de los siguientes motivos:

Falta de comunicación

En cualquier relación el diálogo es esencial. Es igual de importante hablar, que saber escuchar. Debemos tener la confianza suficiente para expresarnos y dejar que nos conozca y entienda, pero también tenemos que ser empátic@s con él/ella y comprender su manera de ver las cosas.

La monotonía

La rutina es inevitable. La mayoría de personas conciben la monotonía como algo negativo, pero en realidad, que una relación sea monótona significa que es estable. Que estás en tu zona de confort, cosa que nos da tranquilidad y seguridad. No obstante, es cierto que un exceso de monotonía puede llegar a apagar la llama de vuestro amor. Por eso es importante, cuidar la ilusión, las sorpresas y los detalles para no caer en el aburrimiento.

Problemas sexuales

Las buenas relaciones íntimas aumentan la unión y el amor en una pareja. Si quieres mejorar tus relaciones sexuales deberías probar SaludBox Amore. Son unos chicles saludables con sabor a hierbabuena que contienen maca andina (un afrodisíaco natural) y que ayudan a mantener el lívido para ambos sexos.

Convivencia

Cuando estamos enamorados nos creamos unas expectativas muy altas sobre cómo sería vivir con esa persona. Pero a la hora de la verdad se genera un conflicto entre lo deseado y la realidad. Para garantizar una buena convivencia es indispensable ser flexible y tener la capacidad de adaptarnos a la otra persona. Crear y compartir un hogar es muy bonito pero no es fácil.

Infidelidad

Generalmente es resultado de un comportamiento egoísta. Tener pareja es un privilegio pero también una responsabilidad. Implica quererla y respetarla.

Objetivos comunes

Tomar decisiones sobre el futuro no es tarea fácil, y menos aún, si tienes que hacerlo en equipo. Es momento de debatir cuál es la mejor opción tanto para uno mismo como para vuestra relación.