Llegó el cambio de hora, ajusta tu reloj biológico

En esta época del año los días se acortan y muchas personas tienden a sentirse nostálgicas, con bajo tono vital y sin demasiada energía.

¿Y por qué?

el problema llega por la noche cuando intentan conciliar el sueño. ¿Por qué?, pues porque para poder conciliar el sueño, es necesario que la luz vaya disminuyendo lentamente y paralelamente nuestro cuerpo va sintetizando la melatonina necesaria.

Este mecanismo, dado el estilo de vida de las sociedades industrializadas, es regulado artificialmente para que en esta época del año no sea coherente con la naturaleza.

De esta forma, en la calle la luz se apaga, pero nosotros no podemos acostarnos con el ritmo natural. Alargamos de forma artificial la hora prevista para acostarnos.

Como la melatonina va preparando al cuerpo para entrar en la fase naturaldel sueño pero se lo estamos impidiendo, acabamos por desajustar el ritmo natural sueño-vigilia. Es el mismo caso que cuando hacemos viajes que obligan a atravesar diversos husos horarios. Este desajuste artificial puede llevar a un insomnio inducido.

¿Y cómo lo compensamos?

Para compensar este desajuste en el aprovechamiento de la melatonina corporal, existen complementos que aportan melatonina exógena que ayuda a conciliar el sueño cuando necesitamos dormir.

Por su existencia de forma natural en nuestro organismo, la melatonina es el mejor inductor del sueño de los que se pueden encontrar al alcance de los consumidores. Cualquier otra sustancia que provoque sueño no tiene esta característica. 

Existe la opción de aportar otros componentes a estos complementos para facilitar un despertar más sereno y relajado, por ejemplo el azafrán o melissa (de reconocido efecto relajante).

La forma ideal de incorporar la melatonina debería ser aquella que evitara el primer paso hepático, que destruye el 85% de la dosis oral. Si a la melatonina se le incorporan otras sustancias inductoras del descanso o que disminuyan la fatiga,  se puede potenciar ese efecto de la melatonina en formulaciones más ricas y completas.

¿Por qué la primavera la sangre altera?

¿Por qué la primavera la sangre altera?

Con el comienzo de la primavera nos sentimos con más energía, felices, alegres… Y es que “la primavera, la sangre altera”. Pero, ¿por qué no pasa esto?

La primavera favorece la liberación de la ocitocina (hormona del amor), la dopamina (hormona del placer), la serotonina (la hormona del estado de ánimo), la noradrenalina (hormona que alivia el estrés y la ansiedad) y las feromonas (hormona de la atracción). La suma de todas ellas produce en nuestro cuerpo un mayor nivel de libido sexual y un aumento de la vitalidad.

El aumento de la luz y de la temperatura genera cambios en el entorno (floración, polinización y presión atmosférica) y en consecuencia también en nuestro organismo.

Un estudio realizado por las universidad de Manchester y Edimburgo, afirman que en esta estación del año incrementa la radiación solar y esto produce que las hormonas también aumenten.

Cabe destacar que la primavera no afecta a todos por igual. Existe el polo opuesto de esta felicidad primaveral.
Se conoce como “astenia primaveral”.

¿Qué es la astenia primaveral?

 

Es una sensación de fatiga y desmotivación. Se caracteriza porque el individuo se siente triste, desganado, sufre dolores de cabeza, cansancio, el sueño y el apetito se trastocan, etc. La astenia primaveral suele asociarse con trastornos respiratorios y alergias. Aquellas personas que las padecen se encuentran mal y eso repercute en su estado anímico.

Consejos para combatir la astenia primaveral

1. Respetar las horas de sueño

Esta estación del año se caracteriza por el aumento de horas de luz a lo largo del día. Este hecho puede producir en nuestro cuerpo una activación y por lo tanto, repercutir en nuestras horas de sueño. Es importante no trasnochar, se recomienda dormir al menos 7 horas diarias. Existen personas que sufren problemas de insomnio, es por ello que SaludBox Labs recomiendo Morpheo. Un complemento alimenticio que tiene un efecto tranquilizante, ayuda a recuperar el sueño fisiológico y a despertar de buen humor.

2. Alimentos ricos en triptófano

Es el precursor de la serotonina. Nos ayuda a mantener un estado de ánimo positivo. La carne (sobretodo pavo y pollo), el pescado azul, los huevos, lácteos, plátano, piña, aguacate, frutos secos, chocolate negro… son algunos de los alimentos ricos en triptófano.

3. Practicar ejercicio físico
El deporte ayuda a aliviar las tensiones y liberar estrés.
4. Reforzar las vitaminas

Se recomienda tomar vitamina C, ya que ésta nos aporta energía y es un protector solar. Existen complementos alimenticios que sirven como un refuerzo vitamínico. Es el caso de Vitimax, unas gominaolas funcionales que contribuyen a obtener los nutrientes necesarios, ayudan a estabilizar/mejorar el sistema nervioso, cognitivo y inmune. Cabe destacar la novedad de este complemento, uno de sus componentes principales de la glutamina; ayuda a mejorar el sistema inmunitario, el rendimiento físico y la regeneración de la masa muscular.

¡Disfruta de la primavera!

Dormir bien adelgaza

Dormir bien adelgaza

Dormir es una necesidad fisiológica del ser humano. Necesitamos dormir para recuperar energía y restablecer todos los sistemas de nuestro organismo. Dormir bien tiene diversos beneficios, entre ellos que nos permite adelgazar.

Es importante tener hábitos saludables de sueño. Actualmente, los Centros de Control de Enfermedades afirman que los problemas de sueño son una “epidemia de salud pública”. Aproximadamente, el 40% de la población duerme menos de 7 a 9 horas (son las recomendadas) por la noche.

¿Cuáles son los efectos positivos de dormir bien?

 

Dormir nos acerca a la felicidad

Un estudio publicado por la revista Science realizó un experimento a 909 mujeres trabajadoras. Concluyeron que dormir mal una noche repercutía negativamente en su estado anímico y por lo tanto, en su rendimiento laboral. Cabe destacar que cuando hemos dormido las horas recomendadas y descansado adecuadamente nos levantamos de buen humor y somos capaces de afrontar el día con una sonrisa.

No dormir puede convertirte en diabético tipo 2

La diabetes de tipo 2 es un trastorno metabólico que provoca un alto nivel de azúcar en la sangre. El cuerpo no genera suficiente insulina.
Las personas que duermen menos de seis horas tienen una probabilidad de 1.7 veces más de desarrollar diabetes de tipo 2 y las que duermen cinco horas tienen una probabilidad 2,5 veces mayor.

Dormir alarga la esperanza de vida

El estudio de St. Luke (Roosevelt Hospital Center de Nueva York) descubrió que aquellas personas que duermen de media al día entre 7 y 8 horas suele tener una vida más larga que las que duermen menos horas.

Evita insuficiencias cardíacas

Dormir bien previene de sufrir problemas cardíacos. Una investigación publicada por la revista European Heart Journal afirmó que el insomnio produce un aumento de las hormonas del estrés. Esto incrementa la tensión arterial, la frecuencia cardíaca y el colesterol.

La falta de sueño puede derivar en síntomas de TDAH
Sobre todo para los niños. Dormir menos de siete u ocho horas al día puede provocar problemas de hiperactividad, distracciones, impulsividad…
Mejora la resistencia
Descansar y recuperar fuerzas nos permite mejorar nuestra resistencia aeróbica. Un estudio realizado por la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, concluyó que aquellos atletas y deportistas que dormían 10 horas durante los periodos de competición mejoraban su rendimiento físico.
Dormir rejuvenece
Aquellos individuos que duermen mal ven afectados su piel. Dormir bien reduce el proceso de envejecimiento de la piel.
Dormir bien adelgaza

Un estudio realizado por la Universidad de Chicago, en Estado Unidos, descubrió que dormir poco y mal fomenta el aumento de los niveles de la grelina (hormona que nos provoca sensación de hambre). Así pues, las células grasas liberan leptina (hormona que reduce la sensación el apetito). Esto te producirá más hambre y por lo tanto comerás más comida a deshoras. Un estudio publicado por The National Academies Press analizó a 500 personas durante 13 años. Detectó que las que dormían menos de 7 horas tenían 7,5 veces más probabilidades de sufrir sobrepeso.

Existen personas que, por diversos motivos, sufren problemas de sueño. Estrés, ansiedad, preocupaciones, cambios horarios, depresión, nervios… son algunos de los factores más comunes que provocan insomnio. SaludBox Labs te ofrece la solución, Morpheo. Un complemento alimenticio que, gracias a su fórmula innovadora, produce un efecto tranquilizante, ayuda a recuperar el sueño fisiológico y fomenta el buen ánimo a la hora de despertar.

¡Qué nada te quite el sueño!

¿Por qué soñamos?

¿Por qué soñamos?

El sueño es una actividad del sistema nervioso que está determinado por nuestro reloj biológico. Éste se divide en dos fases, la vigilia y el sueño. La finalidad del sueño es restablecer todos los sistemas de nuestro organismo.

Mientras dormimos seguimos pensando. La diferencia con estar despiertos es que la consciencia no está presente durante el sueño.

En los sueños se ve reflejado la personalidad del individuo. Aquellas personas que tienen mucha imaginación suelen tener sueños realistas. En cambio, las que por lo contrario no son imaginativas suelen tener sueños poco precisos o tienen la percepción de que sueñan muy pocas veces.

«La función de los sueños es satisfacer los deseos del individuo que los tiene», Sigmund Freud  


El cuerpo humano tiene un reloj biológico determinado. “El reloj tiene una duración estándar más o menos para todo el mundo de ocho horas, transcurrido ese tiempo el reloj da la señal y se activa la vigilia”, afirma Javier Cabanyes, doctor especialista en neuropsicología de la Clínica Universidad de Navarra.

¿Por qué soñamos?

Por una parte, los sueños son reacciones biológicas. Por otra, también se consideran un componente psicológico, social y vivencial. Cabe destacar que no existen interpretaciones de los sueños universales. Es cierto que cuando soñamos reiteradas veces algo en concreto sí que deberíamos prestarle atención, ya que puede ser una manera que tiene nuestro cuerpo de manifestar estrés, ansiedad, traumas, preocupaciones, etc.

¿Los sueños se basan en la realidad?

 Siempre tienen algo que los relaciona con la realidad. Todas las imágenes e informaciones que genera nuestro cerebro son algo que hemos vivido o visto del mundo exterior. Los sueños suelen mezclar elementos del presente y del pasado, pero no hay lógica en su orden. Es por ello que acaban siendo irreales y fruto de nuestra imaginación. Solo una parte del cerebro deja de funcionar cuando dormimos: el centro lógico.

Según afirma Blair, son intentos de abordar temas de nuestras vidas que no hemos sido capaces de resolver conscientemente. “Viajan hasta nuestro inconsciente para que los trabajemos allí, donde no nos distraen ni nos angustian tanto”. Añade que los sueños «no predicen el futuro, porque nadie puede hacerlo. Lo que predicen son los problemas que vamos a tener que abordar”.
Sigmund Freud consideraba que la función de los sueños es satisfacer los deseos del mismo individuo que los tiene.

¿Cuánto rato soñamos?

Soñamos por ráfagas de pocos minutos. Se calcula que a lo largo de toda una vida nos pasamos 6 años soñando.

La calidad del sueño asegura un descanso completo para nuestro cuerpo. Es por ello que SaludBox Labs ofrece Morpheo. Unos comprimidos desleíbles con sabor a hierbabuena ofrecen una ayuda inmediata para dormir. Están especialmente recomendados para viajeros con jetlag, personas con insomnio agudo y por estrés.

Las redes sociales no me dejan dormir

Las redes sociales no me dejan dormir

Nuestro cuerpo se ha acostumbrado y al llegar la hora de dormir, cada noche, hacemos exactamente lo mismo. Apagamos la luz, cogemos el teléfono móvil y nos pasamos un buen rato ojeando nuestras redes sociales; nuevas publicaciones en Twitter, vídeos en Youtube, instastories en Instagram… Y todo para coger el sueño. Lo que no sabemos es que esto provoca todo lo contrario y puede llegar a trastocar nuestro descanso.

Cuánto más tiempo inviertas en redes sociales, menos horas dormirás

Un estudio, realizado en la University of Pittsburgh School of Medicine y los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, afirma que cuánto más tiempo invierte una persona en redes sociales, menos horas de sueño duerme.

Es decir, aquellos individuos que revisan frecuentemente el contenido en sus redes sociales como Facebook, Instagram, Youtube, Snapchat, Linkedin… son más propensos a padecer trastornos del sueño que aquellas personas que no abusan y lo hacen con moderación. La investigación se realizó en 2014. Así pues, se observó a 1.788 adultos de entre 19 y 32 años. El objetivo fue descubrir la relación que existía entre la alteración del sueño y el uso de las redes sociales.

Las redes sociales influyen en el bienestar y la salud de las personas

Los resultados mostraron que los sujetos invertían al día 61 minutos en los medios sociales, hasta revisar sus cuentas 30 veces por semana. Cabe destacar que el 30% de los individuos tenían niveles altos de perturbación del sueño. Aquellos que revisaban más sus redes tenían tres veces más probabilidades de sufrir trastornos del sueño.

Los autores de dicha investigación consideran que “la fuerte asociación entre el uso de smartphones y las alteraciones del sueño tiene importantes implicaciones clínicas para la salud y el bienestar de los adultos jóvenes. El trabajo futuro debe tener como objetivo «evaluar la direccionalidad para comprender mejor la influencia de factores contextuales asociados con el uso de smartphones”.

 

La mayoría de personas son adictas a las redes sociales

Es recomendable alejar los aparatos tecnológicos de la habitación donde dormimos. Televisión, ordenador, teléfono móvil… cuanto más lejos de nuestra cama más probabilidades de dormir bien.

Gran parte de la población se excede con el uso de las nuevas tecnologías convirtiéndolas en adicciones. Es culpa de las redes sociales que nos mantenemos alerta hasta las tantas de la madrugada, revisando el buscador de Instagram que no tiene fin o cotilleando los perfiles de los usuarios.

Los expertos recomiendan desconectar. Las redes sociales se han convertido en uno de los principales enemigos del sueño y su abuso puede provocar trastornos del sueño. Es por ello que SaludBox Labs ofrece una solución; Morpheo. Unos comprimidos bucodispersables con sabor a hierbabuena que, gracias a su combinación de azafrán, melatonina y melissa officinallis, ofrecen una ayuda inmediata para dormir; producen un efecto relajante, ayudan a recuperar el sueño fisiológico y a despertar de buen humor.

Con SaludBox Labs, ¡que nada te quite el sueño! Feliz día Internacional del Sueño zZ

Hacer la siesta es bueno para la salud

Hacer la siesta es bueno para la salud

Está demostrado científicamente, que hacer la siesta es bueno para el cuerpo y la mente. A media tarde, después de la comida, nos entra un sueño irremediable que ni el café consigue eliminarlo. Intentamos aguantar despiertos pero, después de leer este artículo, no tendrás motivos por los que no echarte una buena siesta. Según la ciencia, esto es bueno para la salud. Dormir al medio día nos aliviará la somnolencia y mejorará nuestro estado de alerta.

¿Para qué sirve la siesta?

Para recuperar el sueño perdido. La siesta se anticipa a la posibilidad de sentir sueño posteriormente. Aproximadamente, el 50% de las personas afirman echarse la siesta, al menos una vez por semana. Los países con mayores tasas son Grecia, Brasil y México. Allí, forma parte de la cultura, incluso incorporan “el tiempo de silencio” después de la comida para que la gente se marche a sus casas a dormir. En dichos países, hasta el 72% de las personas duerme la siesta cuatro veces por semana.

Cabe destacar que, cuanto más larga sea la siesta, más tiempo nos sentiremos activos después de despertar. Si duermes 1 o 2 horas por la tarde, significa que tendrás menos sueño por la noche.

¿Cuánto debe durar una siesta para que me siente bien?

Si tus planes son acostarte más tarde de lo habitual, es recomendable dormir 1,5 horas. Ésta es la duración de un ciclo de sueño normal. La primera hora forma parte del sueño profundo y la última media hora es el sueño ligero. Despertar en la fase de sueño ligero te hará sentir renovado. En cambio, si despiertas en el sueño profundo te encontrarás más cansado, aturdido y perezoso.

También, es recomendable echarse 10-15 minutos. En este intervalo de tiempo el cuerpo descansa y produce una mejora en el estado de alerta y rendimiento cognitivo. Son conocidas como siestas energéticas, ya que al despertar, no experimentamos lentitud o somnolencia. El motivo es porque en estos minutos el cuerpo no entra en la fase de sueño profundo.

Ventajas de dormir la siesta:

  • Mejora el funcionamiento cognitivo
  • Mejora la memoria a corto plazo y el aprendizaje
  • Mejora el estado de ánimo
  • Mejoran los tiempos de reacción
  • Incrementa la paciencia
  • Fomenta la creatividad
  • Mejora tu salud mental
  • Reduce el estrés
  • Reduce el riesgo de obesidad
  • Aporta positividad
  • Reduce el consumo adictivo de cafeína
  • Ayuda al corazón
  • Reducen la somnolencia

A veces, nos excedemos y dormimos la siesta más tiempo del recomendado. Esto provoca que, al llegar la noche, experimentemos insomnio. Otras causas del insomnio son el estrés, la ansiedad, la depresión, las enfermedades crónicas que provocan dolor en el individuo, las preocupaciones…

¿Qué podemos hacer para combatir el insomnio?

SaludBox Labs te ofrece la solución, Morpheo. Unos comprimidos bucodispersables que ayudan a conciliar el sueño. Dirigido a todas aquellas personas entre 35 y 70 años que necesitan ayuda para dormir. La combinación de melatonina, azafrán y melisa producen un efecto relajante, ayudan a recuperar el sueño fisiológico y a despertar de buen ánimo.

Con SaludBox, ¡disfruta de los sueños!